Mejoran condiciones edilicias en el IRAR

De acuerdo con las políticas impulsadas por el gobierno provincial se trabaja en la reconstrucción del frente del Instituto de Recuperación para el Adolescente de Rosario. 

 

 

En una primera etapa se incorporará un playón deportivo y se efectuarán reformas en el frente. Las obras apuntan a mejorar la calidad de vida de los jóvenes, garantizar derechos, y potenciar el trabajo socioeducativo. El Gobierno provincial, a través del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, inició la primera etapa del plan de remodelación del Instituto de Recuperación para el Adolescente Rosario (Irar), obras que estarán concluidas a mediados de agosto. El objetivo es reformular el edificio donde se encuentran alojados de manera transitoria jóvenes de entre 16 y 18 años que cometieron infracciones a la ley penal. 

 

El proyecto integral incluye la incorporación de nuevos espacios que permitan la práctica deportiva y recreativa, además de la participación en talleres de oficios, experiencias educativas y proyectos comunitarios. En ese marco, se propone un trabajo sostenido de formación en el respeto por las normas de convivencia. En la primera etapa, que demandará dos meses, se reconstruirán los ingresos y el frente del edificio ubicado en Saavedra y Cullen, en Rosario, además de la incorporación de un playón  para que los adolescentes puedan desarrollar actividades deportivas. Las obras fueron presupuestadas por 2.375.430 de pesos y se iniciaron a mediados de junio. Según el proceso de contratación, la ejecución de los trabajos de mejoras y remodelación estarán a cargo del Grupo Nexofe, en tanto la supervisión será responsabilidad del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos conjuntamente con la Dirección Provincial de Arquitectura e Infraestructura del Ministerio de Obras Públicas y Vivienda.

 

Luego se desarrollará una segunda etapa en la que se realizarán reformas en algunos de los sectores de pabellones existentes, y se construirán nuevos.   

 

Menos encierro, más ocupación

 

“En la primera etapa, se dotará al frente de nuevas marcas estéticas que, sin resignar la seguridad, refieran al trabajo socioeducativo y a la garantía de derechos de la institución. Nuestra idea es alejarlo del paradigma del encierro”, explicó el ministro de Justicia y Derechos Humanos de Santa Fe, Ricardo Silberstein.

 

Para el funcionario provincial, “es fundamental brindar espacios de deporte y recreación” para los adolescentes alojados de manera transitoria. En la actualidad, hay 33 adolescentes que se encuentran en el Irar por disposición de la justicia penal y, en la mayoría de los casos, transitan por períodos de entre tres y cuatro meses.

 

“Es necesario cambiar las condiciones que provocan inactividad y generar nuevos espacios que les permitan participar en actividades y proyectos de interés genuino. Esos estímulos pueden ayudarlos, no sólo durante su tránsito por el Irar, sino para integrarse a sus respectivas comunidades”, argumentó el subdirector provincial de Justicia Penal Juvenil, Francisco Bracalenti sobre algunos de los objetivos del área. 

 

Conjuntamente, el funcionario destacó que “en el Régimen Penal Juvenil se propone que los adolescentes puedan comprender las infracciones o transgresiones penales que cometieron e iniciar un proceso de inserción o reinserción a través de medidas sociales y educativas que les permitan mejorar los vínculos y sentirse parte de la comunidad”. “En ese nuevo paradigma, la privación de la libertad debe ser la última instancia”, remarcó Bracalenti.  

 

Legislación y políticas integrales

 

El proyecto de obras para el Irar se enmarca en políticas para el fortalecimiento de la Justicia, impulsadas por el gobierno provincial y que tienden a otorgar una mayor profundidad y eficiencia, tanto en procesos y juzgamientos, como en la asistencia de las personas privadas de su libertad, incluidos los jóvenes de entre 16 y 18 años.

 

En abril de 2017 se creó el Comité Interministerial conformado por los ministros de

 

Justicia y Derechos Humanos y de Desarrollo Social con el objeto de “asistir, proponer y proyectar las tareas tendientes a superar el estado de programas e infraestructura en todos los institutos donde se encuentren jóvenes privados de su libertad, sean estos de modalidad cerrada o semiabierta” que funcionen en el territorio provincial. 

 

Esa coordinación se dispuso para atender la problemática de los jóvenes en conflicto con la Ley penal y proponer acciones que garanticen el alojamiento, asistencia y reinserción, según el fin para los cuales fueron creados.

 

El actual Régimen Penal Juvenil se encuentra regulado en el marco de la ley nacional 22.278 y de la resolución 0053 del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia. Además, se enmarca en jurisdicción internacional de protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes; y en la ley nacional 26.061, y la provincial 12.967.

 

Por otra parte, se encuentra en tratamiento en la Cámara de Diputados el nuevo Código Procesal Penal Juvenil de la provincia, proyecto enviado por el gobernador Miguel Lifschitz. En ese caso, el objetivo es adecuarlo a las exigencias constitucionales y a los tratados internacionales, en reemplazo del sistema de Justicia de Menores, según el principio de especialidad.