Avellaneda: Por una tentativa de homicidio fue condenado a 12 años de prisión

Así fue informado hoy por el tribunal en el marco de un juicio oral y público realizado en Reconquista. Condenando a Mauricio Javier Suligoy de 27 años. El fiscal que investigó el caso fue Rubén Martínez.

 

Mauricio Javier Suligoy de 27 años fue condenado hoy a 12 años de prisión de cumplimiento efectivo por el delito de tentativa de homicidio doblemente agravado ocurrido el año pasado en Avellaneda en perjuicio de quien era su pareja. Así lo resolvió en disidencia el tribunal integrado por los jueces Ireneo Berzano (presidente), Mauricio Martelossi y Claudia Bressán en el marco de un juicio oral y público realizado en los tribunales de Reconquista.

 

“Si bien habíamos solicitado 14 años de prisión, entendemos que el monto de la pena resuelta razonable. No obstante, aguardaremos los fundamentos del tribunal para analizar los pasos a seguir, fundamentalmente porque uno de los jueces votó en disidencia”, informó el fiscal Rubén Martínez, quien tuvo a su cargo la investigación del caso.

 

Martínez valoró que “a pesar de la disidencia, se mantuvo la imputación que habíamos hecho desde la Fiscalía. Dos de los tres jueces entendieron que se trató de una tentativa de homicidio doblemente agravada por alevosía y por la relación de pareja que había entre la víctima y el condenado”.

 

El fiscal también hizo hincapié en que “durante el juicio logramos probar todas y cada una de las afirmaciones que habíamos incluido en la acusación que fue oportunamente presentada”.

 

 

 

El hecho

 

La víctima tenía 22 años al momento del ataque, el cual se produjo en el interior de su vivienda minutos después de las 23 horas del sábado 5 de marzo de 2016. Tras un llamado de un vecino al 107, personal de Emergencias Médicas trasladó de urgencia a la joven al quirófano del Hospital Central de Reconquista. La mujer tenía una puñalada en el cuello (zona de la tráquea), por lo cual debió ser intervenida quirúrgicamente.

 

A raíz de lo ocurrido, el fiscal Martínez ordenó la detención del hombre, quien fue buscado por la policía por alrededor de 24 horas. Finalmente, una comisión policial junto a un amigo y al padre del agresor, lo convencieron de que se entregara y así lo hizo.