“Me dio un jugo y empecé a ver todo borroso”

Cuando me desperté me estaba manoseando y logré salir corriendo

 

Elisa D (67) tuvo un confuso episodio que dejó registrado en la Comisaría 6º en la mañana de este jueves. Ayer por la mañana se levantó y su heladera no funcionaba, fue cuando recordó que luego de haber estado un tiempo fuera del país al regresar y no conseguir trabajo se dedicó a vender empanadas por cuenta propia. Por aquel momento no tenía dinero y consiguió que un comercio de Avellaneda al 700 le vendiera una heladera a pagar por día. Esa mañana la heladera no funcionaba y llamo al comercio para comentar su problema, la atendió su dueño Antonio quien la invitó al local a ver nuevos productos y de paso que le trajera al mediodía una docena de las empanadas. Llegó y la hicieron pasar gentilmente a la cocina a dejar el pedido, ofreciéndole un vaso de jugo de maracuyá dado que se la veía acalorada... fue el momento que se desarrolló su peor día. 

 

Tras beber el jugo comenzó a ver todo borroso y perdió el conocimiento, momentos más tarde se despierta dentro de un cuarto pequeño, sobre una cama y con Antonio besándole el cuello, a la vez que le levantaba la blusa y tocaba sus partes íntimas. Según consta en la denuncia, le dijo que se había desmayado por el calor y le ofreció más jugo, lo rechazó y comenzó a gritar, logrando zafarse de la situación. Llegó a su casa alrededor de las 16.30 y se recostó, para levantarse tres horas más tarde. Decidió comentar lo sucedido con familiares quienes le aconsejaron que realizara la denuncia. Vale remarcar que no presentaba lesiones y tampoco signos de haber sido sometida sexualmente. Dentro del acta que confeccionaran en la seccional remarcó que solamente existía una relación comercial con Antonio y que el encargado de realizar los pagos diarios era su ex pareja, de la cual lleva unos meses distanciada.

 

 

 

Tomó parte de lo sucedido la Dra Marul de la Fiscalía de Delitos Sexuales