Más de 100 armas fueron secuestradas en los dos primeros meses del año

Los tres tipos de armas que más secuestró la Policía de Santa Fe en diferentes controles son revólveres, pistolas y tumberas. Los datos corresponden al Departamento de Análisis Criminal de la Policía de Investigaciones de Rosario.

 

Desde el Ministerio de Seguridad informaron que solo entre los meses de Enero y Febrero se secuestraron 128 armas de fuego. Casi el 44% de las armas secuestradas son revólveres, en su mayoría calibre 22 y 32, el mayor secuestro se produjo en la zona Sur de Rosario. En promedio, se incautaron 2 armas por día. Según los datos suministrados por la PDI, solo en Enero secuestraron un total de 80 armas, las 58 restantes se secuestraron en Febrero.

 

Dentro de las 128 armas incautadas, encabezan el ranking de secuestro las armas tipo revolver (aquellas que tienen tambor para almacenar los proyectiles) con un total de 56 ejemplares, lo que representa el 43,7% del secuestro. Dentro de los revólveres, los tres calibres más secuestrados son, en primer lugar, el calibre 22 con 17 secuestros, en segundo lugar, calibre 32 con la misma cantidad y tercero, calibre 38 con un total de 11 armas. Luego siguen las pistolas, con un total de 45 elementos, lo que representa el 35,1% de las armas secuestradas. Dentro de este tipo de armamento, 18 fueron calibre 9mm, 8 calibre 22 y 5 fueron calibre 11.25. El tercer lugar lo ocupa la escopeta de fabricación casera conocida como “tumbera” con 14 ejemplares en total, lo que representa el 10,9% de lo incautado.

 

Con respecto a las zonas donde más se notó el decomiso de armas, se pueden apreciar tres: Zona sur, zona norte y sudoeste. Desde el Ministerio de Seguridad afirmaron que este tipo de controles en vía pública, sumado a la implementación de los nuevos patrulleros, permiten profundizar uno de los objetivos de la gestión del ministro Maximiliano Pullaro, que tiene que ver con retirar armas de las calles, lo que permite evitar muertes, situaciones de amedrentamiento, amenazas y el tráfico de armas que, en muchos casos, favorece las economías delictivas.