“Llévale flores”

Así rezaba un mensaje que recibiera la familia del Garrafa anoche cuando comenzaron a buscarlo

 

Era tarde el jueves y Alan Ezequiel Pedraza de 20 años, no regresaba de su casa, había sido visto por última vez yendo a la cancha a ver a su Central querido jugar por la Copa Sudamericana. Tras recibir ese mensaje aterrador la familia comenzó una campaña de búsqueda por Facebook y la peor noticia llegó pasado el mediodía cuando desde el Instituto Médico Legal los llamaron para reconocer el cuerpo.

 

Fue hallado en una zona descampada de Ibarlucea cercano al Camino de los Incas como hace tiempo atrás otro ex barra brava auriazul vinculado al narcotráfico también fue encontrado. Según informaron desde la Fiscalía de Homicidios que tiene en turno al Dr Florentino Malaponte el cuerpo presentaba múltiples heridas de arma de fuego, personal del Gabinete Criminalístico de la PDI realizó el levantamiento de rastros y recolectaron más de 10 vainas servidas que fueron remitidas para peritar. Otras fuentes aseguraron que el cuerpo contaba con al menos 28 orificios de bala, lo que se presume que debió ser atacado con una ametralladora o con dos pistolas por la cantidad de impactos recibidos.

 

Garrafa como era apodado en su barrio de zona sur, también es señalado por fuentes confiables como quien estuviera cercano al Clan de los Funes y en épocas pasadas al de René Húngaro, hoy su destino cambió la suerte y perdió la vida en manos de personas desconocidas