Fatal final para un sicario

Estaba encarcelado en la Unidad Penitenciaria 1 de Coronda considerado como preso de “alto perfil” cuando fue brutalmente atacado en su celda por reclusos de su círculo intimo

 

Se trata de Rubén Ariel Segovia de 29 años apodado “Tubi”, que se encontraba dentro de la cárcel de Coronda en el pabellón 8. Este martes por la tarde un principio de incendio se desató en su celda, cuando los celadores acudieron a la misma, se encontraron con el cuerpo sin vida de quien era considerado un sicario en la jerga policial. Atado de pies y manos por cables que además rodeaban su cuello y varias heridas corto punzante que le provocaron el deceso, fue así visto por última vez en la prisión. Según fuentes allegadas a la investigación revelaron que, en las cámaras de seguridad existentes en el reclusorio, se pudieron observar el ingreso de cinco de sus mejores compinches entrar, quienes le habrían dado muerte.

 

Tubi” había caído preso luego de haber sido baleado en Avellaneda y Mosconi en octubre de 2016, ingresó al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA) pero con otra identidad, al corroborar el personal de la PDI de quien se trataba, intento coimearlos, por lo que además de los múltiples crímenes que le imputan, también le abrieron una causa por cohecho. Se encontraba esperando la realización del juicio por los crímenes de Lisandro Fleitas, ultimado en el 2016 en inmediaciones de Mr Ross y Callao. El de Jonatan Rosales en Padre Giacone al 1400 el pasado 22 de junio, dejando como testigo a Brisa Ojeda, pareja del asesinado. Luego para borrar evidencias, intentó callarla a su manera, pero se confundió y terminó matando a la hermana de esta; Lorena Ojeda de 16 años en Vera Mújica y Rueda. Además, cumplía con la última parte de una condena por 10 años de prisión, donde lo habían sentenciado por varios delitos. Volviendo al crimen de Ojeda, fue resonante porque se dieron a conocer las escuchas que mantuvo con su abogado el Dr Marcos Cella, quien fue acusado de cooperar con su cliente para posponer la rueda de reconocimiento mientras este intentaba no dejar testigos del crimen de Rosales. Con respecto al profesional, también se lo investiga en la muerte de Elizabeth Cantero y la saga de muertes y ataques desatados luego del episodio.

 

Segovia, tenía pocos amigos, estaba ligado a la Banda delictiva de “Los Monos” como ojos y oídos dentro de la barra brava rojinegra, era muy amigo de Alexis Caminos además y mantenía ciertas rivalidades por la comercialización de estupefacientes y dominio de territorio con el Clan Funes y Húngaro. Pero en esta oportunidad según los trascendidos fue traicionado por su propia gente dentro del pabellón

 

Desde el Ministerio Público de la Acusación, resaltó el Fiscal a cargo de la causa Dr Marcelo Nessier que dio paso a la intervención del Gabinete Criminalístico de la PDI y ordenó la autopsia, para establecer la causal del deceso. Asimismo, ordenó el secuestro de las cámaras de seguridad que serán peritadas, así pueden dar con los autores del crimen de Segovia